Accés al contingut Accés al menú de la secció
INCASÒL  > Qué hacemos
 

Qué hacemos

Promoción de suelo residencial

Una de las principales tareas del INCASÒL es la promoción de suelo residencial como parte de los programas que impulsa el Gobierno de la Generalitat de Catalunya con el fin de facilitar la oferta del mercado libre; en especial, los jóvenes, los trabajadores con rentas medias o bajas y empleo temporal o eventual, y los sectores vulnerables a la exclusión social, como por ejemplo las personas de la tercera edad o las familias monoparentales.

De acuerdo con lo establecido por el Pacto Nacional para la Vivienda, una de las principales tareas del INCASÒL es contribuir de forma decisiva a la transformación del suelo necesario para construir las viviendas protegidas que el Plan Territorial Sectorial de la Vivienda dictamine.

El Programa de Suelo que desarrolla el INCASÒL contempla la promoción de 2.400 hectáreas distribuidas en 113 actuaciones, 40 de las cuales tienen la consideración de estratégicas y estarán situadas alrededor de los sistemas urbanos de más crecimiento en Cataluña. El potencial será de 122.000 viviendas, y alrededor del 60% serán regímenes protegidos.

El INCASÒL participa en la gestión de las áreas residenciales estratégicas (ARE), que deben permitir el desarrollo de cerca de 1.600 hectáreas en todo el país con el fin de construir 90.000 nuevas viviendas, la mitad de ellas protegidas. Estas 100 nuevas áreas están situadas en 86 municipios catalanes y se desarrollarán dando continuidad al tejido urbano existente con buena comunicación en la red de transporte público. Todas tendrán suficiente suelo para los espacios libres y los equipamientos necesarios, se garantizará la integración paisajística, la eficiencia energética con la utilización de energías renovables, el ahorro en el consumo de agua y el tratamiento de residuos.
 
 
Vivienda protegida

De acuerdo con el Pacto Nacional para la Vivienda, el INCASÒL se encarga de iniciar anualmente la edificación de 2.500 viviendas con protección oficial. Estas viviendas se construyen en el suelo urbanizado en el marco del Programa de Suelo y en terrenos y solares que facilitan los ayuntamientos. Actualmente, el INCASÒL trabaja en cinco programas de vivienda protegida: actuaciones de remodelación urbana, viviendas de alquiler para jóvenes, viviendas de alquiler para personas de la tercera edad, viviendas de alquiler general y viviendas de compra. Una vez finalizada la edificación, la empresa pública Adigsa se encarga de adjudicarlas y entregarlas y administrarlas si las viviendas son de alquiler.

La amplia experiencia del INCASÒL en la construcción de vivienda ha quedado reflejada en el libro de estilo de las viviendas delInstitut, editado recientemente. El libro pretende ser una hoja de ruta para definir las directrices marco a partir de las cuales deben proyectarse y construirse estas promociones de vivienda. Además, también la producción y la calidad de las viviendas promovidas.

La calidad y la sostenibilidad son una constante en las promociones. Cuidamos especialmente los aspectos medioambientales, la arquitectura bioclimática y la ecoeficiencia con el fin de reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera. Asimismo, el diseño arquitectónico se adecua a los criterios de habitabilidad y confort, todas las viviendas son accesibles a una persona que tenga que utilizar una silla de ruedas.

También el Institut Català del Sòl ha incorporado a los sistemas constructivos soluciones innovadoras para mejorar la seguridad de ejecución, la reducción de residuos de obra y el acortamiento de los plazos mediante la industrialización de procesos.
 
 
Promoción de suelo para actividades económicas

El Gobierno de la Generalitat de Catalunya considera prioritario cubrir la demanda de suelo para actividades económicas con el fin de potenciar la competitividad del país y modular la oferta de forma que contribuya al equilibrio territorial.

El Programa de Suelo establece la incorporación de 3.600 nuevas hectáreas de suelo para actividades económicas en Cataluña, con capacidad de generar 185.000 puestos de trabajo. Este desarrollo se llevará a cabo reforzando la concentración de actividad económica, evitando la dispersión de sectores de pequeñas dimensiones, que en conjunto provocan un gran gasto de suelo libre y plantean más problemas de accesibilidad sostenible.

El INCASÒL procura desarrollar sectores que tengan un alcance territorial supramunicipal y otros que reequilibren la actividad económica en el territorio. Son sectores de calidad, pensados para permitir la evolución de su uso en el tiempo, adaptados a los requerimientos básicos de servicios de agua y energía, y a las nuevas tecnologías de comunicaciones, bien señalizados y comunicados, de fácil acceso, sostenibles, adaptados al paisaje, respetuosos con el medio ambiente y dotados de servicios públicos.

En esta línea, el INCASÒL ha editado el Libro de estilo de los sectores de actividad económica (SAE). Este libro desea contribuir a la buena gestión de las dinámicas territoriales de Cataluña, como los criterios de planeamiento, movilidad, calidad ambiental y sostenibilidad, calidad paisajística, urbanización y viabilidad, los proyectos de edificación o cuáles deben ser las medidas para la conservación y la gestión de los recursos, entre otras cuestiones.

El INCASÒL trabaja para favorecer el crecimiento sostenible de Cataluña y responder a las necesidades de la economía productiva, y para generar empleo de una forma equilibrada y equitativa en el territorio.
 
 
Rehabilitación del patrimonio histórico

Las actuaciones en los núcleos antiguos se inscriben en los diferentes protocolos de colaboración de aplicación del 1% cultural firmados por los departamentos de Cultura de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya por un período de tiempo concreto y que lleva a cabo el Institut Català del Sòl. Además, el INCASÒL trabaja también en el marco del programa Revivir las Viejas Ciudades, dotado con fondos propios.

Ambas líneas de actuación tienen como objetivo rehabilitar edificios del patrimonio público y actuar ordenando espacios urbanos para frenar el progresivo deterioro de los núcleos antiguos y los entornos monumentales de diferentes poblaciones de Cataluña. Así se consigue realizar una tarea de recuperación y rehabilitación que favorece su reactivación.

En total, se han ejecutado, o están en proceso de ejecución o programadas, más de 650 intervenciones en todo el territorio catalán. Este importante volumen de actuaciones y su extensión en cualquier parte de Cataluña responde a la voluntad de actuar ordenando y preservando el máximo número posible de núcleos antiguos y de monumentos. Son obras muy diversas, y es básico trabajar con un gran respeto hacia la conservación del estilo, el carácter y la personalidad del lugar donde se actúa. Son edificios y entornos de tipología muy variada (calles, plazas, iglesias, ermitas, castillos, murallas, etc.) situados mayoritariamente en pequeños municipios y a menudo en enclaves rurales de gran valor paisajístico. La intervención es básicamente constructiva (estructuras, cubiertas, fachadas, pavimentos, etc.) y se tiene mucho cuidado de utilizar materiales adecuados para efectuar una operación de conservación de calidad.
 
 
Renovaciones urbanas

El Parlamento de Cataluña aprobó en 2004 la Ley de Mejora de Barrios, Áreas Urbanas y Villas que requieren una atención especial, para dar respuesta a los problemas de regresión urbanística, demográfica y socioeconómica que sufren los barrios más desfavorecidos de Cataluña.

De esta ley y de su correspondiente despliegue surge el Programa de Barrios, que otorga ayudas cuatrienales a los mejores proyectos municipales de intervención integral en barrios donde se den las condiciones más desfavorables.

El Institut Català del Sòl se encarga de dinamizar, realizar el seguimiento y asesorar los ayuntamientos en la ejecución de las obras incluidas en los programas de intervención integral municipales acogidos a la Ley de Barrios. Además, mediante convenios, también ha asumido la ejecución directa de determinadas actuaciones y el asesoramiento técnico en la gestión, y también las actuaciones complementarias del Programa de Barrios.
 
 
Fianzas de arrendamientos y servicios

El Institut Català del Sòl tiene encargado el registro y el depósito de las fianzas de los contratos de arrendamiento de las fincas urbanas de Cataluña.

Los depósitos de las fianzas, de acuerdo con la Ley que se regula, deben estar destinados a las inversiones para la construcción pública de viviendas, con especial atención a las promociones bajo el régimen de alquiler y actuaciones directas en procesos de renovaciones urbanas.